Los parásitos son hoy día un tema que se trata poco y afecta mucho a toda la población, compartamos nuestra vida con animales o no.

Este es un post cortito pero, por lo que he visto en multitud de consultas y por mi propia experiencia, sé también que es imprescindible porque a base de ignorarlos, los parásitos van conquistando nuestros cuerpos y desde ahí ¡nuestras vidas! y las de nuestros compañeros de camino de otras especies. 

Hoy a las 20.30 habrá luna llena y ya desde hace un par de días voy recibiendo los mails acostumbrados por estas fechas de personas preocupadas por algunos síntomas que de repente presentan sus animales. Eccemas en la boca, problemas digestivos, diarrea, vómito, menos movilidad, picores, empeoran molestias que ya existían… la lista es larga. Nadie en esos email se plantea que se acerca la luna llena y tal vez eso nos esté dando ya una pista de lo que puede estar ocurriendo con la salud de esos animales.

Pero ¿y tu? ¿te has levantado estos últimos días con los ojos más hinchados de lo normal? o con un dolor nuevo, sensación de resaca a pesar de no haber trasnochado, o inflamación abdominal… ¿Estás durmiendo peor desde hace un par de días?, ¿te lanzas al azúcar y los hidratos de carbono sin pudor ninguno a pesar de que normalmente llevas una dieta sana o tienes alguno de los síntomas que comenté pueden manifestar nuestros animales?

Hace apenas unas décadas, cuando alguien se enfermaba lo primero que se tenía en cuenta era la posibilidad de estar infestado por parásitos y se tomaban medidas. Hoy en día parece que los parásitos fueran cosa del pasado o la falta de higiene. 

Seguimos desparasitando a nuestros animales porque el veterinario nos lo recuerda, pero nadie nos lo suele recordar a nosotros y damos por hecho que no son algo que pueda afectarnos fácilmente con nuestro estilo de vida moderno .

Nada más lejos de la verdad. 

Carne, huevos y pescado, especialmente las que provienen de cría intensiva, alimentos procesados, verduras o fruta mal lavadas pueden portar los parásitos que tanto nos descolocan luego y el azúcar presente en gran cantidad de alimentos de los que consumimos hoy día les procura el habitat perfecto dentro de nuestro sistema.

No parece posible pasar por esta vida y menos tener una vida plena, sin estar expuesto a ellos y contagiarse en algún momento. 

¿Qué tiene la luna que ver en todo esto? 

Obviamente la luna no es responsable de que contraigamos parásitos, pero una vez contraídos, si es determinante para la expansión del foco parasitario en nuestro organismo o en el de nuestros animales. Los ciclos de la luna afectan a todas las aguas del planeta, y allí donde hay vida, hay agua. Pero no temas, no es mi intención meterte miedo a la luna llena en este post, sino todo lo contrario.

Quiero enseñarte a poner la luna a favor de la salud de tus animales y la tuya… Clic para tuitear

El influjo de la luna llena dura aproximadamente tres días. Comienza un día o día y medio antes del momento en que llega a estar completamente llena y se mantiene durante otro día y medio más.

Durante este tiempo todos tenemos tendencia a sentirnos más receptivos, expansivos, con ganas de alternar y compartir con otros… y los parásitos no son menos. En este momento del mes ellos también se activan, se aparean y ponen los huevos que se irán abriendo a lo largo del próximo mes infestando cada vez un poco más el organismo que habitan.

La Medicina China y el sentido común, que suelen andar de la mano, nos recuerdan que este puede ser el mejor momento para acabar con la parasitosis. Si logramos erradicar los parásitos antes de que tengan ocasión de poner sus huevos estaremos eliminando aquellos que en este momento nos están causando problemas, pero también eliminando la posibilidad de que se reproduzcan y sigan creándonos problemas a lo largo de generaciones. 

Conozco varios tipos de desparasitación natural muy eficientes provenientes de diferentes culturas ancestrales a lo largo de todo el planeta, guardianas de la sabiduría de la Tierra y todas ellas utilizan la luna llena. Pero también estoy segura que no hace tanto que nuestros propios abuelos o bisabuelos también la tenían en cuenta, igual que sabían de la importancia de desparasitarse cada cierto tiempo para llevar una vida sana y felíz.

Este puede ser el mejor momento de acercarte al veterinario para desparasitar a tu compañero animal, como también lo es para que tu tomes las mismas medidas con tu propio cuerpo. Verás que los efectos de la desparasitación en estas fechas son mayores y más duraderos.

Por otro lado, y ya solo como apunte, existe una gran diversidad de parásitos, las pastillas del veterinario cubren muchos de ellos, pero no todos, y por eso yo y mis animales las alteramos con esos métodos naturales que he mencionado antes, cubriendo así un rango mucho más amplio y definitivo de prevención.

No voy a hacer ningún post sobre ellos porque no recomiendo empezar con ningún tipo de medicación o remedio sin supervisión de un especialista. Como siempre os digo en cursos y consultas, la salud no es un juego, y la de nuestros animales deberíamos tomarla con mayor responsabilidad aún, pues dependen especialmente de nuestro cariño y sentido común. Es necesario estudiar y conocer cada caso para aconsejar las dosis concretas necesarias asegurándonos que no habrá complicaciones o efectos secundarios. Lo he visto en demasiadas ocasiones, animales pagando las a veces terribles consecuencias de un remedio aplicado en un mal momento o en las dosis inadecuadas.

Pero si te interesa el tema y quieres estar preparado en la próxima luna llena coge una Cita cuando quieras y te ayudo a encontrar la manera más adecuada de aplicarlas contigo mismo y con tus compañeros animales.

Cuida la salud de los tuyos y la tuya propia con cariño y sentido común. Clic para tuitear